Se encuentra usted aquí

(Caleta Olivia - Santa Cruz) - Juzgan a matrimonio boliviano que habría explotado laboralmente a una menor

Fecha: 
Jueves, 6 Diciembre, 2012
Medio: 
Diario de Madryn
Contenido: 

Juzgan a matrimonio boliviano que habría explotado laboralmente a una menor - HABRÍAN LLEVADO ENGAÑADA A LA CHICA DESDE COCHABAMBA A CALETA OLIVIA
 
Se desarrolló ayer la primera jornada del juicio oral y público que lleva adelante el Tribunal Oral Federal de Santa Cruz contra un matrimonio de nacionalidad boliviana acusado de haber captado en su país de origen a una menor de edad. La joven habría sido privada de su libertad y sometida a explotación laboral en un comercio del barrio 3 de Febrero. En las declaraciones de los integrantes de la pareja, se detectaron contradicciones acerca del modo en el que la muchacha ingresó al país. Asimismo, acusaron a la chica de “falso testimonio”, ya que aseguró ser mayor edad, y aseguraron que la quería como a una hermana.  
Hilda Fernández Paredes y Richar Céspedes Rufino, son los actuales imputados y propietarios del mercado “Cochabamba” ubicado en la intersección de las calles Caída del Cielo y Marta Crowe, que fue allanado en marzo del 2011, tras una denuncia telefónica anónima sobre la situación de una chica que tenía 17 años.
El operativo estuvo a cargo de la División Delitos Complejos y Narcotráfico y también participó Roxana Totino, actual subsecretaria de la Mujer, quien en esa fecha se desempeñaba en al área de Derechos Humanos de la Provincia, con la misión de contener a la víctima del delito de trata de personas.
El Tribunal está compuesto por los jueces Jorge Chávez (presidente), Mario Reynaldi y Alejandro Ruggero, en tanto que la fiscal general subrogante es Patricia Kloster y el abogado defensor, Ariel Silva.
La primera jornada del juicio, comenzó minutos después de las 10 de la mañana, donde ambos imputados acusaron a la joven de haber incurrido en “falso testimonio” y que cuando la conocieron les dijo que era mayor de edad y aseguraron: “Nosotros siempre fuimos amables con ella y la dejábamos salir a todos lados”.
 
Contradicciones
Los imputados no coincidieron en la llegada de la menor al país, ya que Hilda Fernández admitió que la chica eludió controles en un paso fronterizo ya que “cruzó caminando por otro camino distinto al nuestro”.
Mientras, que su marido la contradijo y relató, con evidente nerviosismo: “Ella venía en la camioneta con nosotros, pero habló con la policía personalmente y no sabemos cómo hizo para que la dejaran pasar”.
Lo concreto es que las autoridades judiciales verificaron que en los controles fronterizos no quedó registrado el ingreso de la víctima al país.
Asimismo, la mujer expresó: “Me ayudaba un poco con el negocio y comía en la misma mesa que nosotros. Yo nunca la traté mal porque la quería como a una hermana”.
Por otra parte, Fernández aseguró: “Le habíamos dicho que mensualmente le íbamos a pagar 700 pesos, que le giramos a su madre en dos oportunidades, pero además le entregábamos 50 o 100 por día para que comprara lo que quisiera”.
En tanto, el Tribunal Oral Federal podría dictar la sentencia del caso al promediar la tarde de hoy, tras escuchar a otros testigos, remitiéndose también a la declaración que oportunamente hizo la menor y que quedara en el expediente de la causa. La joven retornó hace varios meses a Cochabamba, donde fue restituida a sus familiares.

Indice de artículos: